VEHICULOS BLINDADOS

Fabricantes

    Información

    Productos más vistos

    CARRO DE COMBATE T-34/76 Mod. 1942 -Escala 1/35- Tamiya 35049

    CARRO DE COMBATE T-34/76 Mod. 1.942 Ver más grande

    Puntuaciones: 5.0/5 (13 votos)

    TA35049

    TAMIYA

    Nuevo producto

    CARRO DE COMBATE T-34/76 Mod. 1.942

    Más detalles

    En stock

    29.99 € IVA incluido.

    T36/76 1972 PROD.MODEL

    Poco después del inicio de la Operación Barbarossa (campaña contra la Unión Soviética), los oficiales de inteligencia de la Comandancia Superior de la Wehrmacht (OKW) empezaron a recibir informes sobre las victorias de los alemanes frente a los rusos. Los oficiales que leían los informes se sentían muy seguros y los hombres que se encargaban de mecanografiarlos estaban eufóricos ante tantas victorias. El ambiente general era de entusiasmo. En todas las páginas se encontraban la extraña expresión "T-34", pero no sabían lo que significaban esos tres caracteres. Lo que escondía "T-34" era el profundo grito desesperado de miedo y angustia de los oficiales de tanques y los soldados que combatían y morían en el campo de batalla. Para entenderlo, hay que remontarse a la década de 1930 en la Unión Soviética. Conscientes de la necesidad de unas fuerzas de tanques, Joseph Stalin y los cabezas del Ejército Rojo decidieron desarrollar unos tanques ligeros veloces, siguiendo el ejemplo de Reino Unido. Esta nación se consideraba un líder en cuanto a las teorías y tácticas de tanques. Las autoridades rusas introdujeron el "Plan de Operación 1919" de Fuller, del que se decía que una genio de las tácticas con tanques.
    Como parte de este plan, en 1931 el gobierno ruso importó dos tanques Christie estadounidenses. Se basaron en su peculiar diseño para desarrollar sus nuevos tanques de gran velocidad.
    Así nacieron los carros de combate rusos BT, de los que se diseñó desde el modelo 1 hasta el 7/2, hasta la última versión designada BT-7M (BT-8). Paralelamente, los rusos mejoraron la suspensión del Christie, que presentaba algunas carencias, y la sometieron a repetidas pruebas.
    La forma y montaje de los tanques BT reflejaban lo que sería el diseño básico de los carros de combate soviéticos posteriores. Algunas de sus características eran las placas de blindaje inclinadas, la torreta cilíndrica y el motor diesel del último modelo. Los tanques rusos posteriores heredaron todos estos rasgos, que dieron lugar a los carros de combate modernos. Los A-20 y T-32, sucesores de los BT, eran un diseño de un equipo formado por M. E. Koshkin y varios ingenieros jóvenes del Leningrad Technical Institute, que se habían graduado a la vez que Kotin, el diseñador del tanque KV. En 1938, el equipo de Koshkin recibió el encargo de diseñar un nuevo tanque mediano. A diferencia del A-20 y el T-32, que utilizaban ruedas y cadenas, el nuevo tanque sólo contaría con cadenas. Tendría 25t de peso, blindaje de 45mm de grosor como máximo, un cañón de 76,2mm, suspensión tipo Christie y el motor V2 diesel ruso que era un orgullo nacional, probado ya con éxito en el BT-7M.
    El proceso de diseño se completó en muy poco tiempo, en 1939, pues los ingenieros podían basarse en los puntos clave del T-32, en el que ellos mismos habían trabajado.
    Desde finales de 1939 hasta 1940, las autoridades rusas sometieron a diversas pruebas al modelo piloto, entre ellas la conocida marcha de 3.600km en invierno. Una vez superadas, el tanque mediano T-34 se aceptó oficialmente para que entrara en la línea de producción y se presentó como una de las armas más importantes a la hora de influir en el desenlace de la Segunda Guerra Mundial.
    En la misma época, el equipo de diseño tuvo que enfrentarse a momentos difíciles. El diseñador principal, Koshkin, moría de tuberculosis a los 42 años de edad. No obstante, sus creaciones le sobrevivieron y recorrieron toda Rusia, salvando a la madre patria del ejército invasor. Fueron uno de los elementos clave en la nueva configuración de Europa después de la guerra.
    El éxito de T-34 se debía en gran parte a la prioridad que habían seguido los ingenieros: facilitar siempre la producción, simplificando el proceso lo máximo posible.
    El T-34 era la representación del carro de combate perfecto. Ningún otro tanque contemporáneo de ningún otro país tenía tan pocas piezas como el T-34. Por supuesto, eso no quiere decir que el resto de carros de combate tuviera partes innecesarias, sino que en el T-34 se había conseguido unificarlas en gran medida.
    Por ejemplo, los pasadores que unían los eslabones de las cadenas no necesitaban un cierre adicional. Normalmente se utilizaban unos pasadores con forma de tornillo largo que se insertaban desde el interior, pero se corría el riesgo de que se saliesen debido a los movimientos bruscos del tanque. Para evitarlo, se inventó una pieza muy ingeniosa. Se colocó una placa guía semicircular en la parte trasera de cada cadena, cerca de la rueda de tracción, que se encargaba de empujar automáticamente los pasadores cuando empezaban a salirse de la cadena en movimiento. En otros muchos detalles se aplicaron ideas tan innovadoras como ésta.
    En concordancia con estos avances de diseño, los ingenieros de producción rusos también desarrollaron nuevos procesos de producción respetando siempre la máxima "más y más rápido". En lugar de los moldes en arena tradicionales se adoptó un tipo de moldeado por enfriamiento. Éste utilizaba moldes de metal y puede considerarse un tipo de moldeado por inyección. Se utilizaba para moldear las piezas grandes del motor diesel, el corazón del T-34. Este proceso, a diferencia de los moldes en arena, requería poca especialización.
    También se utilizaban prensas grandes para fabricar las placas de blindaje. Podían producirse placas de hierro de hasta 45mm de grosor y fabricar el techo de las torretas y las placas blindadas laterales en grandes cantidades. En todos estos procesos de producción se seguía el principio adoptado por los ingenieros.
    Por otra parte, el motor diesel V2-34 era tan preciso como los motores de Europa Occidental. Los ingenieros alemanes quedaron impresionados cuando tuvieron oportunidad de estudiarlos. Se dice que lo que más les maravilló era que los ingenieros rusos habían fabricado algunos de los componentes con una aleación de aluminio muy ligera.
    El cañón, arma principal del T-34, era el mejor de la época. El cañón de 76,2mm era de calibre 30,5, pero más adelante se adoptó el calibre 41,2 y se mejoraron sus prestaciones. Podía perforar un blindaje de hasta 54mm de grosor a una distancia de 1.600m.
    El T-34 era el producto del racionalismo eslavo. Propulsado por un magnífico motor, armado con un potente cañón y protegido por unas placas de blindaje de hierro montadas de forma sorprendente. Esto le daba una apariencia que en nada se parecía a las de los tanques occidentales, de líneas elegantes. Sin embargo, en el campo de batalla era superior a todos los demás carros de combate de cualquier nacionalidad. El T-34 era el vehículo de combate por definición y un magnífico tanque.

    Path: > > > > CARRO DE COMBATE T-34/76 Mod. 1942 -Escala 1/35- Tamiya 35049
     

    ACCESORIOS COMUNES

    10 otros productos en la misma categoría: